Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/28/d599169611/htdocs/clickandbuilds/ElenaLuna90628/wp-content/plugins/revslider/includes/operations.class.php on line 2758

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/28/d599169611/htdocs/clickandbuilds/ElenaLuna90628/wp-content/plugins/revslider/includes/operations.class.php on line 2762

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/28/d599169611/htdocs/clickandbuilds/ElenaLuna90628/wp-content/plugins/revslider/includes/output.class.php on line 3706
Mayte Aranda Blog procrastinación II

Procrastinación II

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pues total, que (buenas noches, ¿eh?) resulta que allí estaba yo, navegando por mi muro del Twitter, cuando voy y me encuentro con un post de El Rincón de Cabal. Que es de un tío que escribe la mar de bien y de esa manera que a mí tanto me gusta. Sencillo y sin demasiados aspavientos ni términos estrambóticos, de esos que, no es que tengas que recurrir constantemente al diccionario (que también), es que tienes que leerlos, como poco un par de veces para entenderlos, o para asegurarte de que, efectiva y a veces lamentablemente, era tal y como lo habías entendido la primera vez. Lo que estoy haciendo yo ahora… vamos.

La parte anecdótica (que no lo es tanto) de esta historia, es que llevaba todo el día dándole vueltas a la idea de enviar mi libro en cascada, a todo crítico literario que se aventurase a asomar la nariz por, básicamente, cualquier parte. El plan era mandarlo, anexando una breve presentación y solicitando, de manera cordial (por supuesto) que tuviesen la amabilidad de reseñar mi trabajo en sus blogs.

Pero entonces (y aquí es donde entra mi siempre eficiente ángel de la guarda) me choco con el susodicho post de este hombre. “Siete consejos para pedir que te hagan una reseña”.  Y, claro, allá que me tiro en picado. ¡Ostras! Ni caído del cielo. Rauda cual Rayo McQueen, pincho en el post y me sumerjo a curiosear entre sus líneas.

Cuando acabo, salgo de allí con dos certidumbres, una por mejilla: La primera, que el blog de este caballero es de todo, menos inservible, y la segunda, que no sé qué coño significa el término “Procrastinación”. En consecuencia, a mis primeras certidumbres, se suman un par más de ellas: La primera es que el hecho de ser escritora no me convierte por defecto en una persona culta. Al menos no a mí. De hecho, muchas de las palabras que empleo, las saco del Word. Si bien es cierto que jamás he utilizado un vocablo, de mi cosecha o de las tripas de este viejo ordenador, que no haya entendido su significado de antemano, la verdad es que lo hago y bastante. (Supongo que no por eso, mi Elena Luna, deja de ser una buena historia). De la segunda certidumbre ya no me acuerdo. Si me pongo me invento cualquier cosa, pero es que prefiero ponerme con lo siguiente.

Lo siguiente: La incertidumbre.

No envíes nunca literatura erótica a un crítico de ciencia ficción, y viceversa. No lo hagas tampoco con un libro de terror a un bloguero de literatura fantástica, y viceversa. O sea, que no mezcles conceptos, que no envíes al tuntún y que pierdas un pelín de tiempo en averiguar primero algo acerca del crítico al que vas a pedir lo que, joder, es un gran favor.

Y he aquí mi incertidumbre. La mezquina incertidumbre que me embriaga, tras abandonar El Rincón de Cabal, preñada mi piel con la más pura y rotunda de las evidencias: no sé en qué genero encasillar mi libro. Por lo tanto, no sé a dónde o a quién debo dirigirme, si quiero solicitar una reseña. Dibujos en la pared no es un libro de amor, aunque hay amor. No es un libro de misterio, pero hay misterio. No es de asesinatos, aunque no pienso decir nada de esto. No es literatura fantástica, pero nada de lo que sucede es normal. En Amazon alguien lo describe con el término “paranormal”. Yo no diría tanto, aunque tal vez algo… Quizá sea realismo mágico, pero no estoy segura. No puedo encasillarlo, como nunca he podido encasillarme a mí misma. Por lo tanto, y después de descubrir que esta gente está más que harta de: 1- Recibir libros a espuertas y 2- Recibirlos de maleducados y desagradecidos que no se molestan ni en dar las gracias (que no todos lo harán…digo yo), la situación me empuja a frenar en seco y pensar antes de actuar.

Por lo tanto, a partir de ahora:

1- Pensaré detenidamente las cosas, antes de hacerlas y

2- Venga va…no digas más tonterías y vuelve a tu casilla. La de hablar justo antes de pensar.

Buenas noches.

  1. P.D.: Procrastinación: Acción y efecto de procrastinar.
0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CONTACTO

Escríbeme un correo

Enviando

©2019 Desarrollado por YN

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas