Concurso

Iba a decir que empiezo a empatizar con un pájaro enjaulado, pero debo rectificar ya que la mayoría de estos pobres bichos, que pasan su vida encerrados en nada más que un mísero palmo de cuadrado metal, nacen en cautividad, por lo que supongo será difícil añorar aquello que nunca se ha tenido. De modo que lo extrapolaré a cualquier otro animal que, sin haber cometido más pecado que el de haber nacido, de repente y sin más se ve privado de su libertad, probablemente para siempre.

Me pregunto qué contarían, de poder hacerlo. Tal vez el fiero rugido de un león de circo viniese a decir algo así como Te hará a ti alguna falta sentenciarme de por vida para que tus hijos disfruten cinco minutos de la suya, o Váyanse todos ustedes un poquito a la mierda. Yo les enseñaría a escribir. Ahora que parecía que éramos capaces de todo…

Escuchar sus quejas, por descansar un poco de las nuestras (como esto mismo que estás leyendo), tal vez curaría en algo la insultante falta de humildad que con soberbia maestría y durante tanto tiempo hemos empleado en menospreciar la vida y el mundo que la sostenía. ¡Eh! ¡Que yo soy muy humilde, tía! Y una mierda. Mira a tu alrededor, humano.

Se me ocurre mucho que decir, pero no quiero agobiar a nadie con un nuevo tostón de pensamiento introspectivo, dado que parece ser el momento más apropiado para ello, y puesto que ya he pecado en la introducción de este mismo texto, como habrás comprobado.  Además, he pensado que, como suelo ser yo la que dedico mi tiempo a escribir para los demás, y visto que el mundo se nos acaba de dar la vuelta, sin avisar el muy cabrón, tal vez alguien quiera hablarme de cualquier cosa, para que ahora sea yo quien os lea.



https://www.pexels.com/photo/close-up-of-human-hand-256514/Así que hemos pensado que me cuentes algo. Y por algo me refiero a eso: algo. La propia palabra lo dice. En principio creímos oportuno que tuviese relación con lo que está pasando (hay un virus chungo campando a sus anchas. Si enciendes la tele y buscas, con un poco de suerte encontrarás algún canal en el que se hable de ello), pero creo que quizá, lo que sea que te está rondando por la cabeza, no tenga nada que ver con ello, aunque ello haya sido la causa de dicho pensamiento. Tal vez el león enjaulado nunca habría pensado en el cielo de la sabana de no estar enjaulado, siendo el cielo de la sabana lo menos parecido a una jaula que en estos momentos me viene a la mente.

Se trata de lo siguiente. Intentaré explicarme con un mínimo de rigor: Mándame lo que quieras a mi correo electrónico (maytearanda74@gmail.com) y lo subiremos a Tú Cuentas (salvo que lo consideremos tan feo que ni la página lo admita, o entendamos que el contenido excede los límites del decoro, o le faltes al respeto a alguien).

Lo demás entrará todo (tampoco te pases de largo. Yo qué sé. Cuando veas que hay peligro de bostezo inminente, paras). Háblame de lo que te apetezca, véase tu confinamiento, conclusiones, sueños, o algún cuento que de repente se te haya ocurrido. Son ejemplos, no tienes que ceñirte a ellos. Es para explicarte que cualquier cosa me servirá.

Si te apetece, puedes añadir una imagen (de tu jaula temporal o tu bonita cara, por darte ideas). Es conveniente que recuerdes que cualquiera que entre en la web lo verá. Allá tú con tu vergüenza.

A lo del premio estamos dándole vueltas (porque habrá un ganador, o tal vez más, si así nos da la real gana), y dudamos entre un millón de euros, una pareja de elefantes (macho y hembra, por si quieres criar y en libertad, por supuesto), o un libro de los míos firmado y dedicado para ti.

Yo digo que el millón de euros estaría bien, pero Susana insiste en que a la gente le hará mucha más ilusión lo del libro. Y yo a Susana prefiero no contradecirle porque es la que me lleva el tema de la web y si se enfada estoy jodida. Así es que vais a tener que conformaros con el libro.

Juezas o lectoras cero seremos tres: Susana, Mari y yo misma (no sé si Bea y mi hermana se apuntarán). Los leeremos todos y nos reuniremos -por videoconferencia como buenas ciudadanas comprometidas con la causa que somos-, para cribar y premiar. Tenéis hasta el fin del confinamiento para mandarme vuestros divagares.

A la página se irán subiendo por orden de entrada, pero los premios se otorgarán cuando la raza humana sea liberada.

Y creo que esto es todo. Si alguien tiene alguna duda, puede preguntar a través del correo maytearanda74@gmail.com.

Un abrazo virtual a todos, y que te sea leve… herman@s


Participantes «Tú cuentas»


CONTACTO

Escríbeme un correo

Enviando

©2020 Desarrollado por YN

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account